viernes, 9 de diciembre de 2011

Culpa II

Ya hemos dicho que la causa de la enfermedad mental y emocional es el egoísmo y su consecuente incapacidad de amar. Ahora decimos que este egoísmo y su consecuente incapacidad de amar da lugar a una profunda, aguda y dolorosa CULPA, que ES enfermedad mental y emocional y de la cual no hay escape hasta que el individuo la enfrenta y utiliza un camino para liberarse de ella.

Al tratar nosotros, de reducir la enfermedad y el sufrimiento a su mínima expresión, a su última parte indivisible, nos encontramos con que esta es causada por una sola cosa: ¡una profunda, insufrible e inevitable CULPA! Era esta la que nos creaba todo el dolor y nos conducía progresivamente hacia nuestra destrucción.

Así como Descartes intento reducir la mente hasta sus componentes básicos, a solo aquello que pudiera ser conocido con seguridad, llegando a la sencilla expresión: “pienso, por lo tanto existo”, nosotros hemos intentado reducir la enfermedad mental y emocional a su más básico componente, a su último fragmento, el cual no puede reducirse más; al hacerlo descubrimos que éste elemento es LA CULPA!

En nuestras investigaciones hemos analizado los síntomas: la depresión, la ansiedad, el miedo, el nerviosismo, la irritabilidad, la cólera, la compasión por uno mismo, el resentimiento, el odio, el culpar a otros, y todas las otras emociones negativas tan estrechamente relacionadas con la enfermedad mental y emocional, descubriendo que estas emociones podrían reducirse aún más. Vimos que podían reducirse a una sola emoción: ¡CULPA! Nos examinamos a nosotros mismos y cada emoción que habíamos experimentado, y una vez más encontramos que cada emoción negativa podía reducirse a ¡CULPA! ¡Este es un gran descubrimiento! ¡CULPA ES IGUAL A LA ENFERMEDAD MENTAL Y EMOCIONAL!

Durante mucho tiempo los siquiatras y los sicólogos pensaron que la CULPA, tan sobresaliente en las personas mental y emocionalmente enfermas, era imaginaria; pero en la actualidad ha cambiado ese concepto y la realidad es que ¡LA CULPA QUE SIENTEN LAS PERSONAS ENFERMAS ES REAL!

Nosotros que la hemos padecido podemos asegurar que ¡LA CULPA ES REAL! Y agregamos que ¡LA CULPA ES LA ENFERMEDAD! ¡no un síntoma de ella!

Mientras no se elimina la culpa, no hay recuperación, no hay paz, no hay escape, y no hay ningún lugar donde escondernos. Los enfermos hemos estado consientes de que no había ningún lugar donde esconderse. LA CULPA era la causa de que nos odiáramos a nosotros mismos, a otras personas, a otras situaciones y al mundo en general. Nada estaba bien; nos sentíamos miserables ¡PORQUE NO PODÍAMOS EVITAR EL SENTIRNOS CULPABLES!.

Muchos de nosotros buscamos un descanso, un respiro, la paz, un escape al sentimiento de culpa a través de: la lujuria, el alcohol, las drogas, comer en exceso, el trabajo, las apuestas, el soñar despiertos y otras fugas, pero nos dimos cuenta de que ¡NO HAY ESCAPE! LA CULPA estuvo siempre con nosotros, aún cuando éramos promiscuos, alcohólicos, drogadictos, glotones trabajadores excesivos, soñadores o escapistas. En realidad nuestros intentos de escape nos hacían sentir peor porque éstos se acumulaban todavía más sobre LA CULA, por lo tanto, poco a poco fuimos cavando un hoyo cada ves más profundo, corríamos a una velocidad fantástica hacia nuestra destrucción. Con nuestros intentos de aliviar nuestros sentimientos de CULPA, solo conseguimos castigarnos y empeorar nuestra terrible situación. Este es un ciclo muy difícil de entender para las personas sanas (no podemos decir normales) ¨QUERER ESCAPER DE LA CULPA ACARREA MAS CULPA! Este es un concepto simple y verdadero, pero pocas personas han pensado en él.

Ha sido reconocido a través de los siglos que la CULPA es el castigo de la humanidad, que es tan vieja como la raza humana y que siempre ha estado presente. Todas las religiones del mundo reconocen que los humanos padecemos de CULPA. A la eliminación de este sentimiento se le llama “salvación”, “purificación”, “perdón de los pecados”, etc.

Las religiones, la siquiatría, la sicología y la sabiduría popular, la han considerado siempre como el peor estado del ser humano, que debe ser eliminado a cualquier costo. Es una lástima que la siquiatría reconozcan hasta hoy el verdadero significado en la condición humana. El misterio desaparece cuando tenemos una perspectiva completa del cuadro.

Evidentemente todos los seres humanos nacen con un completo y profundo sentimiento de culpa. Esto se debe a que todos los seres humanos nacen egoístas y desamorados, lo cual origina LA CULPA Es bien sabido que el hombre debe ser socializado y humanizado para poder vivir con su prójimo. Nacemos egoístas y faltos de amor, pero con capacidad para aprender a amar. Si aprendemos a mar y nos sobreponemos al egoísmo, nos sentiremos bien y no padeceremos de CULPA; si no aprendemos, crecemos con un grave sentimiento de CULPA y nos sentiremos mental y emocionalmente enfermos. El sentimiento de culpa debe eliminarse para que la persona se sienta saludable y bien.

Recordar que: SI LAS PERSONAS CRECEMOS SINTIÉNDONOS COMPETAMENTE CULPABLES O CON PROFUNDOS SENTIMIENTOS DE CULPA, LA ELIMINACION DE LA CULPA NOS BRINDA SALUD Y FELICIDAD A CUALQUIER EDAD EN QUE LA ELIMINEMOS. Si ocurre durante nuestra infancia nos sentiremos bien toda nuestra vida; si ocurre mas tarde la persona se sentirá enferma durante la primera etapa de su vida pero se sentirá bien en las etapas posteriores. A este cambio las religiones le dan el nombre de “renacer” o “salvación”.

Como evidencia de que todas las personas nacen culpables o cargadas de culpa, ofrecemos muchos testimonios. Todas las religiones enfatizan que el hombre nace con culpa, la cual debe ser eliminada para que se sienta bien. Algunas hablan de “pecado original” del cual el hombre debe ser liberado. Pero todas, literalmente, todas las religiones consideran la culpa como el peor estado del ser humano; que cualquier persona en ese estado se sentirá “perdida”, que solo será un ser humano completo cuando LA CULPA sea eliminada, ya que su principal y única misión en la vida es eliminar este sentimiento y estar preparado para cuando les toque dejar esta vida.

No negamos que la doctrina de eliminar la culpa y encontrar una vida saludable, funciona y ha funcionado para millones y millones de personas en todos los tiempos. Aún hoy es el único camino para que las personas que se sienten infelices se recuperen y para que las personas saludables continúen sintiéndose bien. Beneficiémonos de esta experiencia. Aceptemos la fuerza de la gravedad porque “funciona”. Aceptemos esta doctrina porque también funciona.

Hemos manifestado que la religión, la siquiatría y la psicología han reconocido LA CULPA. También ofrecemos nuestras propias experiencias. Aún si usted no acepta ninguna de las evidencias que hemos mencionado, le invitamos a que honestamente examine sus emociones para comprobar lo que le hemos dicho.

Si lo hace con honestidad, se dará cuenta inevitablemente que la depresión, la ansiedad, la cólera, la compasión por uno ismo y todas la emociones atormentadoras, son expresiones de LA CULPA. No es su esposo, ni sus hijos, ni su jefe, lo que le está molestando, es su PROPIA CULPA.

Es su propia culpa lo que le causa depresión, ansiedad, frustración y todas las otras emociones negativas. Nos enojamos con nosotros mismos porque no somos lo que deberíamos ser; sabemos que somos un “fracaso” en la vid. Sabemos que no somos buenos esposos, padres, trabajadores, amigos y nos odiamos a nosotros mismos por ello.

Nos odiamos porque somos incapaces de amar y por lo tanto, incapaces de ser y actuar correctamente en cualquier situación, porque nos sentimos CULPABLES debido a la CULPA CON LA CUAL NACIMOS Y QUE NO HA SIDO ELIMINADA. No estamos solos, todas las personas nacen sintiéndose culpables, y muchos han eliminado este sentimiento. Estamos enfermos porque nuestros sentimientos de culpa están aún con nosotros. Cada persona debe liberarse de su propia culpa. No tenemos porque ser compadecidos, nos toca como a cualquier otro ser humano la misma obligación ¡LIBRARNOS DE LA CULPA! Aceptemos esto, LIBEREMONOS DE LA CULPA Y SINTAMONOS BIEN.

Una cosa es segura: si la persona que se siente CULPABLE vive lo suficiente, inevitablemente será arrollada, golpeada y derrotada por la culpa, hasta que alcance su propio fondo y esté lista para aceptar ayuda, para hacer desaparecer este sentimiento.

Nosotros que la hemos padecido y la hemos superado, conocemos estos hechos. Nos sentíamos culpables. Cuando eliminamos la culpa, nos sentimos bien y nos recuperamos. Tómelo o déjelo. Es un hecho.

Puede también parecerles a algunos de ustedes que el Cuarto y el Quinto Pasos del programa de AA plantean una contradicción. Recordemos estos Pasos:

4.- “Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos”.

5.- “Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos”.

Aquí, al parecer, tenemos una organización que por una parte asegura, que no hay culpabilidad moral involucrada en la enfermedad emocional y las adicciones como el alcoholismo, y por otra sugiere a sus miembros que su recuperación obliga a hacer, sin temor, un minucioso inventario moral de sí mismos, admitiendo ante Dios y ante otro ser humano esta culpabilidad. Yo personalmente creo que esta aparente paradoja, resulta del conocimiento basado en la realidad, adquirido por los fundadores de AA Pienso que ellos al igual que cada uno de nosotros experimentaron que pese a lo que se diga a u recién llegado sobre la enfermedad, este siempre se sentirá culpable. No puede cegarse voluntariamente a las consecuencias morales de sus adicciones y borracheras. La deshonra que ha acarreado a quien convive con él, la vergüenza y degradación que se ha impuesto a sí mismo. Esta carga de culpabilidad convencional (y uso la palabra convencional intencionalmente) aunado al deseo terco y necio el enfermo emocional de aferrarse a ella, es el mas viejo de sus “viejos moldes” porque apareció primero y en muchos casos será el último en desaparecer. Pero que si desaparecerá NO HAY DUDA, siempre que su actitud hacia si mismo y por lo tanto hacia el mundo a su alrededor, sufra un cambio básico. Por ello creo que los fundadores de AA aprendieron en sus experiencias con otros, que al enfermo debe dársele un medio convencional por ql que pueda descargar este peso de culpa.

De ahí el Cuarto y el Quinto Pasos.

Espero que ahora sea evidente que el programa de acción no significa el ir y venir presuroso, ni siquiera el propósito indeclinable de llevar el mensaje a otros. La acción deberá estar concentrada la mayor parte del tiempo en si mismo, o sea, donde están sus mas profundas sensibilidades y valores. Solamente tres de los Pasos – el Quinto, Noveno y Duodécimo – se relacionan con otras personas. Los otros nueve convergen hacia la vida interior del sujeto.

Colección pa´que lo sepan…

No hay comentarios: